Murallas de Babilonia

Localización: Al-Hillah.Mesopotamia.(Irak).
Extensión: Desconocida.
Fecha: S. VIII a.C - S.V a.C.

Muralla reconstruida en la antigua Babilonia, Irak.


Las celebérrimas murallas de Babilonia fueron construidas con basamentos de piedras flanqueadas de torres sobre planos cuadrados, su primer levantamiento está atribuido al caudillo Nabucodonosor. Debido a que su tipo de construcción se asemejaba en parte con las construcciones asirias resultó ser una ciudad muy fortificada y eficiente en sus tiempos. Clara muestra de ello es el hecho de que estando en la muralla no solo podías contemplar el exterior sino también el conjunto de la ciudad que rodeaba, lo cual garantizaba la seguridad de sus ciudadanos y dotaba de mayor capacidad de visión a los centinelas.

Reconstrucción Puerta de Ishtar en el Museo Nacional de Berlín (Alemania)
Probablemente la parte más conocida de las murallas de Babilonia es la Puerta de Ishtar, construida en el 580 a.C , fue sin duda la más bella de las puertas de la ciudad. Dicha puerta abría paso a las procesiones religiosas que se dirigían al templo de Marduk (dios sumerio) y a la Torre de Babel. Por su parte, Ishtar, diosa del amor y de la guerra, dio nombre a la famosa puerta que comprendía dos gruesos cuerpos de altura diferente con dos torres cada una. Revestida en su superficie con ladrillos esmaltados de tonos azules y verdes, su decoración estaba compuesta de 575 figuras de dragones, toros y grifos.

Toros alados asirios:

En la puerta de algunas murallas persas como las de las ciudades de Tastiate,Kalak, Niníve y Jorsabad podemos encontrar estas curiosas representaciones mesopotámicas. Estas figuras ofrecen dos caras, en la parte frontal se puede apreciar un toro con dos patas y por su lateral, con cuatro patas. Estos toros eran antropomorfos con alas arqueadas hacia arriba y constituirían la última evolución del toro mesopotámico.

En sumer, el toro era el animal asociado a Sin, el dios lunar, debido a que en estos pueblos (al igual que en todos los primitivos), se tenía la imagen de que los rayos del astro nocturno atravesaban el terreno y de tal modo hacían germinar las semillas plantadas en el campo. Cuando el tallo conseguía salir del suelo, los rayos del Sol "cuidaban" o mejor dicho, hacían perserverar dichas plantaciones. Aún así la fuerza germinadora provenía de los rayos lunares, no del astro diurno. De esta manera el toro de Sin, el animal más fuerte y masculino de todos los animales del delta, fue considerado como símbolo del principio germinador por los primitivos sumerios.

Reconstrucción de los toros alados asirios en el MET de Nueva York
A dicho toro se le agregó fisionomía humana y con barba, para darle inteligencia se le añadieron alas debido a que los primeros días del delta, el único fruto era el dátil de la palmera ya que los cereales no se empezaron a cultivar hasta el 2000 a.C. Estos dátiles constituían un elemento indispensable para crear pan y bebidas fermentadas. Los buitres, águilas y halcones se paraban en las palmeras macho captando el polen en su plumaje, después se dirigirían a la palmera hembra despolvoreándose y de tal manera germinando los dátiles. Se observó que cuando había muchas aves también había muchos dátiles, y por tanto, mucha comida. Consideraron por esto al águila un animal procreador, y de ahí vienen las alas.
Ruinas de los toros alados asirios en Kalak
 Posteriormente se añadió el cuarto elemento que constituiría el tetramorfos, las garras de león. La diosa de la guerra y del amor, Ishtar, tenía por animal favorito y predilecto al león. Por consiguiente la diosa Ishtar era otra manifestación del principio procreador, sintetizado todo en aquel hombre, águila, toro y león. En las ciudades persas estos animales recuerdan a los mencionados por Ezequiel, la visión cristiana del tetramorfos que simbolizaba a los cuatro evangelistas en estos cuatro animales, y eran cuatro animales y cuatro evangelistas por la razón de que el cuatro era considerado como número religioso en la Antiguedad.


Sus funciones eran las de proteger al hombre, defendiéndoles del mal y de alguna forma servían como homenaje y presente a las divinidades del pueblo persa. Comúnmente eran llamados Iamassu, y algunos expertos aún no se ponen de acuerdo en aclarar si es la cola o las garras las que representan al león.

Comentarios

Entradas populares